Lo que hace bien y lo que hace mal

Columna "Conexiones" del programa del 13 de abril en "Hablando de City Bell".
Repasando las efemérides de abril intentaremos conectar la dinamita, los hidratos de carbono, los icebergs, la marihuana y City Bell.



Alfred Nobel nació en octubre de 1833 en Suecia. Fue un químico, ingeniero e inventor que en 1894 compró una empresa siderúrgica que convirtió en una importante fábrica de armamento. Nobel acabó amasando una fortuna durante su vida gracias a sus 355 inventos, entre los que se encuentra la más famosa: la dinamita.
Cuando falleció su hermano Ludvig, por error un periódico francés (creyendo que el fallecido era Alfred), publicó un obituario titulado "El mercader de la muerte ha muerto"

Este artículo lo desconcertó y le hizo pensar sobre cómo sería recordado, inspirándolo a cambiar su testamento. Un año antes de morir Nobel decidió que su fortuna debería emplease en crear una serie de premios para aquellos que llevasen a cabo "el mayor beneficio a la humanidad" en los campos de la física, la química, la fisiología o medicina, la literatura y la paz.
Cinco argentinos recibieron desde entonces este prestigioso premio: 
  • Carlos Saavedra Lamas (Nobel de la Paz en 1936)
  • Bernardo Houssay (Nobel de Fisiología y Medicina en 1947)
  • Luis Leloir (Nobel de Química en 1970)
  • Adolfo Pérez Esquivel (Nobel de la Paz en 1980)
  • César Milstein (Nobel de Fisiología y Medicina en 1984)
El pasado lunes 10 de abril se cumplieron 130 años del nacimiento de Bernardo Alberto Houssay (el segundo de los mencionados), quien recibió el premio por sus descubrimientos sobre el papel desempeñado por las hormonas pituitarias en la regulación de la cantidad de azúcar en sangre (glucosa) a través de la asimilación de los hidratos de carbono. Siendo además el primer latinoamericano laureado con este premio en Ciencias,
En su honor, en 1982 la Unesco estableció el 10 de abril (día del nacimiento de Houssay) como Día de la Ciencia y la Tecnología.



CIENCIA: Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales con capacidad predictiva y comprobables experimentalmente.
TECNOLOGÍA: Conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico.

La ciencia se encarga de estudiar las cuestiones a nivel teórico: su finalidad es formular leyes, principios y teoremas. En cambio, la tecnología sería su aplicación práctica en utensilios.
Las principales características de la ciencia, son la objetividad y el rigor. La tecnología en tanto (que deriva directamente de la ciencia) Es el conocimiento científico que soluciona problemas en forma racional y metódica.  La ciencia busca la verdad y la tecnología la eficiencia.
Si el objetivo de la tecnología son los resultados, se puede permitir atajos, recurrir a métodos empíricos, aprovechar conocimientos populares... Ejemplos: Conocimiento de propiedades medicinales de plantas, técnicas como la acupuntura o la homeopatía, el “sexto sentido”... 

La ciencia explica con precisión absoluta muchos fenómenos, pero no todos...
En esa zona de incertidumbre en la que la ciencia falla o todavía no llegó, aparecen soluciones que parecen contradictorias: ¿Quién sabe qué es bueno y qué es malo?
  • Hay muchísimos virus capaces de provocar la muerte, pero se usan esos mismos virus muertos o atenuados para producir vacunas que provocan que el organismo que las recibe forme anticuerpos y se inmunice a la enfermedad.. 
  • Con la dinamita inventada por Nobel podemos abrir caminos en una montaña o podemos destruirlos...
  • Muchos animales (ciervos, bueyes, monos, ratas, etc) se denominan “almizcleros” porque poseen una glándula que produce una sustancia grasa de olor fuerte y muy desagradable. Sin embargo, en dosis bajísimas esa sustancia permite la fabricación de los más exquisitos perfumes.
  • Los hidratos de carbono (objetos de los estudios de Houssay) son la base de nuestra pirámide alimenticia, el "combustible" que nuestro organismo necesita para ponerse en acción, pero consumidos en exceso se convierten en grasas.
  • Mañana, 14 de abril, se cumplen 105 años del hundimiento del Titanic, el mayor barco de pasajeros de su época. Paradojicamente, este rey de los mares, durante su viaje inaugural se hundió por chocar contra el mismo elemento sobre el que se desplazaba (el agua) sólo que con algunos grados de temperatura menos: hielo bajo la forma de un iceberg...
  • También este martes 11 de abril se conmemoró el Día Mundial de Lucha contra el Mal de Parkinson, (un compañero con el que comparto el viaje desde hace tres años) La ciencia ha avanzado mucho en su búsqueda de tratamientos contra este mal, pero en los últimos días apareció una alternativa esperanzadora: el aceite de canavis, obtenido de la planta de marihuana... Una sustancia que inmediatamente relacionamos con uno de los peores dramas de estos tiempos: la drogadicción.
¿Qué es bueno y qué es malo?



¿Qué cosas le hacen bien o mal al City Bell de hoy?
Visto “científicamente”, mucho de lo que está sucediendo en City Bell quizás pueda ser formalmente correcto:
  • Un propietario debería poder hacer lo que quiera con su propiedad
  • El desarrollo comercial debería estar regulado naturalmente por la ley de oferta y demanda...
  • El creciente “polo gastronómico” debería traer aparejado más puestos de trabajo, mayor inversión 
  • Las normas vigentes permiten las construcciones de hasta 3 pisos o 10 metros de altura
  • City Bell está cada día más lindo, iluminado, visitado,
Pero muchos vecinos estamos convencidos de que esto no está funcionando... Lo sabemos empíricamente, lo sufrimos, lo advertimos porque nos ha cambiado el ánimo, tenemos visiones apocalípticas sobre el futuro de nuestro lugar, nos perdemos en el tumulto de gente y no reconocemos a nadie, nos estacionan en cualquier lugar, tardamos en cruzar las calles...
No tenemos estudios ni estadísticas, simplemente lo sabemos

El asfalto, luces, viviendas, comercios... es decir: el progreso, es bueno en las dosis apropiadas
Nuestros padres llegaron aquí buscando calidad de vida. Querían que llegara el progreso... Hoy el progreso nos excede, nos intoxica, nos deja afuera, nos expulsa de nuestra propia casa...

Hoy el dulce aroma del progreso huele a almizcle...

De guerras y batallas

En el programa "Hablando de City Bell" estoy haciendo una columna llamada "Conexiones" en la que intento encontrar relaciones entre hechos relacionados con City Bell, pasados y presentes... Estas son mis "conexiones" del programa del 6 de abril: Efemérides de febrero, marzo y primeros días de abril: "Batallas libradas en estas tierras a lo largo de casi 500 años de historia…"



Hace 481 años, en febrero de 1536, Pedro de Mendoza fundó la ciudad de Santa María de los Buenos Aires.   Las referencias de lo acontecido en esos días se las debemos al diario de un soldado mercenario alemán, Ulrico Schmidl, quien acompañaba a Mendoza y se transformó, de esta manera, en el primer cronista de la relación entre los conquistadores y los querandíes, habitantes originales de estos pagos…
“Allí, sobre esa tierra hemos encontrado unos indios que se llaman Querandís, unos 300 hombres con sus mujeres e hijos; y nos trajeron pescados y carne para que comiésemos (...) Nos trajeron alimentos diariamente a nuestro campamento durante 14 días y compartieron con nosotros su escasez en pescado y carne, y solamente un día dejaron de venir”
Cuando los conquistadores fueron a solicitarles más provisiones, los indios reaccionaron dando muerte a varios de ellos. Entre marzo y mayo se organizaron varias expediciones en busca de alimentos, todas las cuales concluyeron sin éxito.

Entre tanto los habitantes de Buenos Aires seguían acosados por el hambre. Mendoza no tuvo mejor idea que enviar un contingente con 300 hombres que incluía a su hermano y a su sobrino.
“Y mandó nuestro capitán general don Pedro de Mendoza que su hermano don Diego Mendoza, juntamente con nosotros, matara, destruyera y cautivara a los nombrados Querandís, ocupando el lugar donde estos estaban. Cuando allí llegamos los indios eran unos 4000, pues habían convocado a sus amigos”
El resultado fue catastrófico para Pedro de Mendoza, ya que en ese enfrentamiento perdió a 38 de sus mejores soldados, incluyendo a su hermano Diego de Mendoza y su sobrino Pedro Benavídez; pero mucho peor lo fue para los indios, que perdieron 1000 hombres...

La respuesta a la matanza no se hizo esperar de parte de los querandíes, que asociados con un grupo de guaraníes, el 24 de junio de 1536 atacaron y sitiaron Buenos Aires.  El ataque incluyó una lluvia de flechas encendidas que quemaron los techos de los ranchos que componían el asentamiento. Además un pequeño grupo de indígenas en canoas prendió fuego a un tercio de la flota que hasta ese momento parecía invencible.

De los 1200 españoles que llegaron a estas tierras finalmente sobrevivieron 650.
“Los indios asaltaron nuestra ciudad de Buenos Aires con gran poder y fuerza. Eran como 23000 hombres. “
Combate final entre Mendoza y los querandíes



Poco más de 40 años más tarde, en 1580 Juan de Garay fundó Buenos Aires por segunda vez. La situación de los aborígenes queda dramáticamente revelada por este documento oficial, emitido el 28 de marzo de 1582
“El señor General Juan de Garay, Teniente de Gobernador y Capitán General de todas estas Provincias del Río de la Plata… arrimándose y amparándose con las cédulas y provisiones reales que su majestad tiene dadas y concedidas a favor de los capitanes que con su real nombre poblaren y fundaren cualesquier pueblos y ciudades, repartía, y repartí, todos los indios naturales que había en la Provincias de la ciudad de la Trinidad, a los pobladores y fundadores y conquistadores de la ciudad, en alguna recompensa de los muchos gastos y trabajos que han tenido en dicha población”
2ª Fundación de Buenos Aires



Hace 210 años, en estos primeros meses del año 1807 se estaba gestando la 2ª Invasión Inglesa al Río de la Plata, ocurrida finalmente en el mes de junio.

Salvo por la colaboración de Pío White, un espía norteamericano simpatizante de la causa inglesa, las tropas no contaron con apoyo de los lugareños. 

Carlos Moncaut ha transcrito partes del diario de un soldado inglés en el que se narra la forma rudimentaria en que algunos paisanos intentaron repeler el avance de 10000 soldados profesionales: algún disparo poco preciso, o el lanzamiento de una boleadora y a escapar!!!

El comandante de las tropas inglesas, John Withelocke, durante la corte militar que debió enfrentar en su país por haber fracasado en su misión, argumentaba:
“A mi llegada esperaba encontrar una gran porción de los habitantes preparados a secundar nuestras miras; pero resultó ser un país completamente hostil, en el cual, ni por conciliación, ni por interés, nos era posible dar con un amigo que nos ayudase, aconsejase ni proporcionase los datos más insignificantes"
Caricatura de Whitelocke, degradado



20 años más tarde, entre el 7 y el 8 de abril de 1827, frente a las costas de Ensenada, se libró la Batalla de Monte Santiago, catalogada como la mayor derrota naval de la Armada Argentina en su lucha con la escuadra del Imperio del Brasil durante la guerra por la liberación de la Banda Oriental.

Argentina contó, en total, con una fuerza de 4 naves con 63 cañones, cuya salva total era de 286 kilogramos de peso.

Se confrontó con Brasil, que contaba entonces con un total de 18 naves de guerra con 229 piezas de artillería, en su mayoría de calibre mediano y grueso, cuya andanada total superaba los 2500 kilogramos. La fragata "Doña Paula" (nave insignia) por sí sola superaba a toda la escuadrilla argentina

No obstante las pérdidas, el valor demostrado por los argentinos en un combate tan desigual, convirtió la acción en una de las más gloriosas de ese conflicto. El coraje demostrado por nuestra escuadra le valió el reconocimiento de la población, que recibió con ovaciones a los marinos y realizó una colecta para aliviar la vida de los prisioneros argentinos del bergantín "Independencia" en Montevideo.

El coronel MacDonald, de la Royal Horse Artillery, que presenció la segunda jornada de la batalla afirmaba: "Durante el combate Brown y sus oficiales se comportaron con bravura y devoción. No tengo palabras para expresar mi admiración por la conducta del almirante Brown, nunca un hombre en situación similar se comportó con tanto celo y gallardía." 

Batalla de Monte Santiago



La historia reciente nos lleva a la Guerra de Malvinas, iniciada el 2 de abril de 1982, hace ya 35 años… hace apenas 35 años…

No es este el lugar ni el momento, ni yo estoy en capacidad de analizar causas y consecuencias del conflicto. Cada uno tendrá una opinión sobre la ocasión y oportunidad de esta acción. 

Yo quiero rescatar las historias de actos heroicos que salen a la luz en estos días… actos humanitarios, que exceden las obligaciones impuestas, de compromiso y entrega protegiendo la vida del camarada más que la propia…

Creo que los actos heroicos no responden a superpoderes de personas excepcionales, sino que, muchas veces son reacciones de miedo extremo en las que los valores toman las riendas de las acciones…

Particularmente en estos días hemos sido testigos de documentales e informes, propios y de otros orígenes (incluso ingleses) que destacan lo cerca que estuvo Argentina de conseguir una victoria, de la valentía y decisión de esos soldados que algunos indican como “Chicos de la Guerra”, otros simplemente como “Soldados” y que quizás fueran una combinación de ambas cosas, de la diferencia tecnológica y de armamentos con una nación históricamente ocupadora y colonizadora de tierras ajenas, asociada con la mayor potencia militar del mundo, integrante de la OTAN y apoyada por el gobierno de turno de Chile…


¿Qué conecta a cada una de estas historias?
  • Los querandíes vencieron a Pedro de Mendoza pero a los pocos años Juan de Garay los entregaba como parte de las tierras que repartió…
  • Inglaterra no tuvo éxito en los dos intentos de Invasión al Rio de la Plata pero 30 años después ocupó las Malvinas… hasta nuestros días…
  • Brown luchó hasta sus últimas posibilidades contra un enemigo que lo cuadruplicaba en poder de fuego pero se lo reconoce a pesar de su derrota…

Quién ganó y quién perdió cada una de esas guerras?   Nadie… Siempre pierden los pueblos y triunfan los intereses económicos puestos en juego en los negocios de turno.



Estas historias de luchas desiguales y resultados poco claros me conectan al City Bell de hoy…

Porque, salvando distancias y pidiendo disculpas por las analogías, en el City Bell de hoy hay una guerra entre dos fracciones: la de los pobladores originales, los inmigrantes asimilados, los refugiados, los amantes de la naturaleza y la vida serena, los militantes del saludo y las buenas costumbres…. ellos (nosotros) lucen en su escudo de armas la silueta de un ave: un hornero

Y por otro lado un grupo creciente de invasores (como los catalogaba, con humor, el pato Angaut), inversores compulsivos, estacionadores sobre rampas, amantes del glamour; apoyados por locales simpatizantes del buen comer y los autos de alta gama… En su escudo de armas puede adivinarse la silueta de un estornino

En esta guerra se enfrentan los intereses económicos (que en este caso son inmobiliarios) y los pobladores ergonómicos, que desean estar cómodos en un ambiente confortable, amigable, desintoxicante…

Los defensores somos unas cuantas personas que pretendemos vivir tranquilos, con menos ruidos, con más seguridad, con menos gente dando vuelta… 

Pero me voy convenciendo de a poco que aunque la historia podrá reconocer nuestras acciones como heróicas… estamos perdiendo esta guerra.

Pese a todo... habrá que seguir dando batalla…

Pedro Horacio Vojkovic (Petar)

Con toda intención, como cada 2 de abril, en vez de escribir una entrada nueva, refresco un poco el contenido de la original y actualizo la fecha para que vuelva a quedar a la vista de todos sin que se pierdan en el olvido los 99 comentarios que, como dijimos, nos ayudan a conocer a Petar un poco más...




En el programa “Hablando de City Bell” del jueves 30 de marzo, hice mi columna titulada “Conexiones” en la que intento encontrar vínculos entre hechos diversos, actuales o pasados, que pueden parecer inconexos. Esto fue lo que dije...

"El fin de semana pasado pude participar de visitas al cuartel de la Agrupación de Comunicaciones para recorrer los edificios históricos de la antigua Estancia Grande de la familia Bell.

(1) De uno de los grupos participó como un visitante más Antonio Reda, un excombatiente de Malvinas que aprendí a respetar y admirar porque tuvo la posibilidad de transformar su traumática experiencia, no en reproches y exigencias (seguramente justas) sino en una acción permanente de reivindicación y de difusión de la gesta en escuelas y jardines, manteniendo vivos y activos los nombres de sus compañeros caídos... No lo hace solo, simplemente es la persona con quién mayor contacto he tenido del CEMA (Casa del ex soldado combatiente de Malvinas) y siempre es un honor estar con él.

Por iniciativa del CEMA, en octubre del 2013 el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad una ordenanza designando a la prolongación de la calle 11, entre Los Porteños y Colonia Urquiza, con el nombre de Pedro Horacio Vojkovic.

“Petar” (como lo llamábamos familiarmente) era mi primo... nuestras abuelas eran hermanas... pero independientemente del vínculo, objetivamente es el único citybellense caído en Malvinas y más allá del lugar donde vivía, es uno de los 36 platenses del Regimiento 7 de entre los 650 fallecidos en las Islas...

(2) También en una visita similar, el año pasado, una vecina comentó su intención y la de otras personas, de gestionar la colocación de una placa o algún tipo de recordatorio con el nombre de Pedro en la Plaza Belgrano, como homenaje de City Bell a su hijo caído… La idea e intención nos llena de orgullo pero nuestra familia siente un poco de pudor de participar como promotores de estos homenajes.

En aquella conversación recordamos el monumento erigido en la Plaza Mitre, realizado por Nilda Fernández Uliana y reflexionamos sobre el poco uso que se le ha dado y el grado de deterioro en que se encuentra producto del vandalismo…

(3) También, durante esa charla, reconocimos la importancia que dan en Villa Elisa a la recordación de la fecha y a la muerte de su hijo Dante Pereyra. Una pequeña plazoleta sobre Arana, a 100m del camino Centenario lleva su nombre y al menos la vez en que participé de una ceremonia conmemorando el 2 de abril, quedé sorprendido por la cantidad de personas presentes y sobre todo las instituciones representadas por sus abanderados y acompañantes… Escuelas, scouts, clubes, tradicionalistas, Ejército, etc…

(4) Finalmente, al finalizar la recorrida por el cuartel, llegamos al Museo de las Comunicaciones… un lugar que se está empezando a conocer lentamente, y que encierra más de 150 años de evolución tecnológica. Al final del recorrido, en el extremo opuesto a la escalera del segundo piso, una pequeña sala está dedicada a las Malvinas exhibiendo algunos equipos utilizados en las islas durante la guerra.

¿Qué conecta estos cuatro hechos? Sin dudas, las Malvinas y todas sus víctimas… No solamente Petar… Los caídos, los que volvieron con terribles traumatismos físicos y de los otros, los que no soportaron el peso de los recuerdos y a pesar de haber vuelto, se quitaron la vida; los que tuvieron que esconder su condición de ex combatientes para conseguir un trabajo, los que siguen peleando por sus derechos y reivindicaciones y los que pudieron volver a la vida plenamente y ayudan a que no perdamos la memoria.

Pero otra conexión enlaza tristemente estos cuatro hechos: Todavía nos cuesta hablar del tema... a veces preferimos no recordar... muchos menosprecian, desestiman o al menos desconocen lo sufrido por los que combatieron con coraje o cagados hasta las patas; y no porque la superioridad los envió a las islas sino porque la Patria se los demandó…


La sala Malvinas del Museo es una excelente idea pero sin quererlo, está al final de un recorrido que muy pocos hacen…

Una inmobiliaria que administra lotes en el Barrio Los Ceibos consideró que el cartel indicando el nombre de Petar para la prolongación de la calle 11 molestaba y afeaba la entrada al barrio y lo retiró, colocándolo de lado, en la vereda inapropiada, donde el conductor no lo ve..

A tres días de cumplirse 35 años del comienzo de la Guerra, en City Bell no se ha anunciado ningún acto de homenaje. No será ni siquiera un día más de un fin de semana largo porque cayó un domingo…

Y el único monumento que recuerda la Guerra de Malvinas verá pasar un año más, solitario, mutilado e ignorado..."


Pero anoche concurrí a la vigilia que todos los años organiza CEMA en la Plaza Malvinas y lo primero que me cambió el ánimo fue ver a la gran cantidad de excombatientes, familiares y público que se reunió para rendir su homenaje. A Antonio lo encontré sacándose fotos con un grupo de estudiantes secundarios (no recuerdo el colegio...) que decidieron, por primera vez, que cambiarán el destino del viaje de fin de curso de Bariloche por Malvinas!!! También surgió la convicción de que los excombatientes van a poder colaborar de más de un modo con el crecimiento de la sala Malvinas del Museo.
Y finalmente comprobé que la idea del monumento para Petar y todos los caídos, sigue en pie y en breve empezará una campaña para recoger firmas que avalen el pedido...

Como tantas veces pasa, los hechos se empezaron a conectar de otra forma... ¡Recalculando!
Histórico portón del Regimiento 7


Entonación del Himno Nacional y encendido de antorchas a las 0:00 hs del 2 de abril




Entre los 650 caídos en las islas, hubo 36 platenses del Regimiento 7 y entre ellos “Petar” (como lo nombrábamos familiarmente), un hijo de City Bell, que vivía en 21 entre 11 y 12.
Cumplió con su Servicio Militar Obligatorio en el año '81 y aunque en el momento del conflicto ya había sido dado de baja del Regimiento 7 de La Plata, fue reincorporado y llevado a las islas para ya no volver...

Última fotografía de Petar, rescatada del Regimiento 7
por uno de sus compañeros

En la mañana de 2 de abril de 2014, se inauguró la señalización del tramo mencionado con un emotivo acto al que concurrieron unas cien personas y en el que hicieron uso de la palabra un excombatiente en representación del CEMA, la Dra. María Clementina Vojkovic (hermana de Pedro) y la Secretaria de Modernizacion de la Municipalidad de La Plata, Alejandra Sturzenegger.
 

Familiares de Pedro junto al cartel indicador, sobre la calle 141
. 



Visitas a la Estancia Grande

Entre el 24 y el 26 de marzo, fin de semana "largo" por la conmemoración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, los edificios históricos de la Estancia Grande recibieron a más de 150 visitantes.
El viernes 24 se realizó una visita organizada específicamente para jóvenes rugbiers, integrantes del Club San Luis, que realizaron una concentración de dos días en el predio. El sábado 25 se concretaron dos visitas abiertas a la comunidad organizadas por City Bell Viva y el domingo 26 concurrió un grupo de exsoldados de la Agrupación, repitiendo la experiencia iniciada el año pasado (y que también acompañamos)
En todos los casos, además de la recorrida por los edificios, se pudo acceder al Museo de las Comunicaciones que funciona en la Casa de los Caseros de la antigua estancia.
De esta manera se transforma en hechos el compromiso asumido por las actuales autoridades de la Agrupación de Comunicaciones de favorecer y promover las visitas al predio.
Gracias a todos los vecinos que participaron y al personal militar (soldados, suboficiales y oficiales) que se puso a disposición de los visitantes.

Próximo domingo: 2 de abril, el Museo abrirá sus puertas a la comunidad en el horario de 15 a 17 horas.  El acceso, libre y gratuito, es por la entrada al cuartel en Güemes y Jorge Bell

Integrantes del Club San Luis


Vecinos convocados por City Bell Viva

Ex soldados de la Agrupación y familiares

Hermenegildo Valpreda, carpintero.

Entrevista a su hija Elsa y datos obtenidos del semanario “Hechos y Personajes” Nº 57


Hermenegildo nació el 10 de mayo de 1900 en Villafranca, en el Piamonte, Italia

Hizo el servicio militar en el famoso cuerpo de Alpinos y siendo aún un adolescente, participó en la Primera Guerra Mundial

Soldados del cuerpo de Alpinos. Hermenegildo: el primero a la derecha de la cruz

Dejando atrás la guerra, llegó a la Argentina en el año ’30 a bordo del "Conte Verde" con su oficio de carpintero (“falegname” como indica su pasaporte).


Pasaporte de Hermenegildo


Vino solo a la Argentina, a probar fortuna siguiendo a dos hermanos mayores, Luis y Atilio, que se habían instalado años antes en Berisso. Aquí trabajó en el ferrocarril, haciendo arreglos generales y trasladándose de una estación a otra en los vagones habitación, a la cola de las formaciones. Cubrió distintos ramales del país llegando hasta la provincia de Córdoba. En algún momento, trabajando para el Ferrocarril Sud pasó por City Bell; le llamó la atención el nombre y pensó que cuando viniera a radicarse definitivamente, lo haría en ese lugar.

Cuenta Elsa, su hija, que don Hermenegildo tenía su novia en Italia y al año de su llegada a la Argentina volvió a buscarla. Su idea era casarse allí y volver con su flamante esposa, pero la familia de la novia se opuso a que ella viniera tan lejos, a la Argentina, y es así entonces como esa relación se terminó…

Hermenegildo conoció entonces a Verónica Sesia con quien efectivamente se casó el 15 de septiembre de 1931 y trajo a vivir acá ese mismo año (ella tampoco tenía aprobación familiar pero decidió afrontar el cambio). “Era lógico que los padres no quisieran que sus hijas se vinieran para acá, porque lo más probable era que no las viesen más. Pero mi mamá estaba totalmente decidida: casi se escapó”, dice Elsa.


Pasaporte de Verónica

Verónica Sesia y Hermenegildo Valpreda

Llegaron a City Bell con la mayor de las hijas ya “en camino”. Después de haber sido hospedados por Gismano (constructor de muchísimas casas en City Bell), la Sra de Angeloni, Marchesotti, Frías y Del Tuffo, en el año 1933 se instalaron en la casa de Cantilo. El año anterior había nacido Renata, la primera hija del matrimonio y ya instalados en la casa, nació Elsa. 

Elsa y Renata
 La casa consistía entonces en dos habitaciones que daban a una galería abierta. La habitación que daba a Cantilo ofició durante 10 años como carpintería hasta que Hermenegildo pudo levantar su taller a continuación de la casa, hacia el fondo. La casa aún conserva con orgullo algunas puertas y ventanas construidas en aquella habitación 

La familia en el frente de su casa de Cantilo


Con los primeros ingresos Hermenegildo comenzó a pagar las cuotas de dos terrenos adquiridos a la Sociedad Anónima City Bell y cuyas libretas de pagos son conservadas por la familia. Él prometió a su familia que cuando terminara de pagar las cuotas, irían a Buenos Aires a comer... La promesa fue cumplida con una visita a Las Cuartetas, donde comieron “minestrone”, una típica sopa espesa parecida a un guiso.



Si bien el trabajo con madera era una actividad frecuente de los hombres de aquella época, se reconoce a Valpreda como el primer carpintero profesional del pueblo. La mayor parte de portones, cercos y tranqueras que se ven en las antiguas fotografías impresas en las publicidades de loteo de terrenos de aquella época, fueron obra de Hermenegildo.

Siendo Villa Elisa más antigua que City Bell y con mayor población, ofrecía más oportunidades de trabajo y es así como en los primeros años de instalado, Hermenegildo se trasladaba hasta Villa Elisa en bicicleta, con su caja de herramientas y allí empezó su actividad.

La madera (mayoritariamente de cedro) era provista por un par de aserraderos de La Plata. Originalmente los carpinteros concurrían y elegían personalmente los rollos (troncos) y se los enviaban por flete; con el correr de los años Hermenegildo estableció una relación muy fuerte de confianza con sus proveedores y encargaba la madera a través de un corredor.

Hermenegildo contaba con la ayuda de las tres mujeres de la familia para muchas de sus actividades, como el traslado de terciados o el lijado de maderas, que por falta de máquinas se hacía totalmente a mano. Si la casa donde estaba trabajando estaba más o menos cerca, Verónica enviaba a las niñas para que le llevaban el mate cocido de la tarde.

Cuenta Renata en la nota de HyP: “Teníamos un grupo de chicos de la misma camada y que vivían todos por acá: Olga y Haydée Pontalti, Gladys Valente y Luis y Carlos Büchele. Con ellos nos íbamos con el juego de mate a treparnos a los ombúes de Jorge Bell. Mi mamá nos miraba desde la puerta de casa ¡si estaba todo descampado!”

Tiempo después, cuando comenzó el mayor desarrollo de City Bell y Hermenegildo tuvo instalada su carpintería, la jornada empezaba a las 5 de la mañana; se hacía una pequeña pausa después del almuerzo que era aprovechada para dormir una pequeña siesta en un sillón viejo ubicado en la galería y se terminaba a las 17. A partir de ese momento empezaba el tiempo de ocuparse de la quinta familiar. 



Como era costumbre de la época, cada casa contaba con una importante huerta que satisfacía casi totalmente las necesidades familiares. En la casa había también parras y se criaban unas 100 gallinas.

Elsa recuerda que para la época de las fiestas un vendedor recorría las calles arriando decenas de gansos. Los clientes elegían al animal de su predilección y el vendedor los enganchaba con una vara y un gancho en la punta 

En City Bell, uno de los trabajos que nuestro personaje realizó para la Asociación de Fomento, fue la construcción de unas casillas de madera utilizadas como refugios en las paradas de colectivos. En el año ‘39 se instalaron las primeras. Con el tiempo se instalaron muchas otras llegando a encontrarse una en casi todas las paradas.

Refugio de madera

Factura por tres casillas

Con el correr de los años City Bell comenzó a crecer a un ritmo acelerado y con este crecimiento se hizo muy fuerte la demanda de sus servicios. Particularmente tuvo mucho trabajo durante el gobierno de Perón.


Elsa recuerda los fuertes lazos que unían a su padre con sus paisanos italianos; la mayoría de Berisso, Ponti de La Plata y Mainero de Tolosa. También tenía a sus dos hermanos que habían venido antes que él de Italia y se radicaron en Palo Blanco. Una decena de paisanos solían reunirse en City Bell para el 1° de Mayo, para lo cual arrancaban el traslado desde Berisso el día anterior. Llegaban por tren y desde la estación venían cantando en un animado grupo. Cuando los escuchaba llegar Hermenegildo salía a la calle y les respondía el saludo, también cantando a viva voz.

La reunión empezaba en la casa pero después se trasladaban al Club Atlético que les cedía el espacio. Allí pasaban el día y la noche jugando a las bochas, a la mula, charlando, comiendo Bagna Cauda y cantando en italiano. Para apagar la sed solían traer una bordalesa de vino de la costa producido en Berisso por los paisanos.

Elsa reconoce que con Renata vivieron una infancia muy feliz en su barrio y en su casa. Su madre quedó sorda cuando ellas tenían unos 10 y 11 años, por lo que el papá tuvo que cubrir también algunos de los roles maternales. Para todo recurrían al papá. Recordemos que hasta no hace muchos años las discapacidades hacían que las personas se aislaran y perdieran vinculación con su entorno.

“Con papá podíamos hablar de cualquier tema y nos apoyaba en todo” Así reconoce Elsa y recuerda que era costumbre de la época que las hermanas menores heredaran la ropa de las mayores, así fue también para ella. En una ocasión, con un casamiento por delante, Elsa encargó una tela para hacerse ella misma un vestido nuevo y a pesar del reto de la madre, Hermenegildo la apañó y en complicidad la autorizó a que hiciera el gasto.

La situación familiar cambió dramáticamente en el año ’57 cuando Hermenegildo tuvo un ataque de presión. A partir de ese momento Humberto Cerasa, con quien Elsa se había casado en 1955, se hizo cargo de la carpintería... pero esa ya es otra historia que nos gustará escuchar en una próxima entrada...

Casamiento de Elsa y Humberto

Elsa y Humberto, sus hijos y nietos, conmemorando el 60º aniversario de casados (foto El Día)

Actualización de la página web

Quisiera invitarlos a que se den una vueltita por la página Web con la que empezó el derrotero de "City Bell Viva" en Internet, allá por el año 2000.  El sitio necesitaba una actualización y en esto estuve trabajando en estos días.

Saben ustedes que en este Blog aparecen contenidos más actuales, novedades, un poco de opinión personal, temas de mi interés, colaboraciones de la gente, etc.


En cambio la página Web pretende ser un sitio más estructurado, con información más sistematizada, ordenada cronológicamente, etc. y manteniendo ese criterio modificamos y agregamos algunas secciones que estaban faltando...



  • A la Linea de Tiempo (formato TXT) ya tradicional de este sitio, agregamos una versión "Gráfica Interactiva", (presentada como banner durante la Muestra Histórica "City Bell 100" en el Club Atlético) y que permite navegar la historia y ampliar contenidos haciendo click sobre el hecho de interés.
  • Aumentamos contenidos, mejoramos algunas ilustraciones y completamos información hasta llegar a nuestros días en la sección: "Desarrollo"
  • Hicimos un alto en el 2014 y repasamos lo sucedido en el año del Centenario, en la sección: "100 Años"
  • Incorporamos una sección de "Patrimonio" en la que compartimos un sencillo catálogo de edificios con valor histórico en "Relevamiento edificios", repasamos ordenanzas que determinan "Sitios protegidos" y nos permitimos reclamar por cosas que nos molestan en "Lo que no nos gusta"
  • Finalmente, aunque está en construcción, estamos preparando videos que van a servir como Guías de Identificación de Aves de la región en la sección "Avifauna"
Línea de Tiempo Gráfica Interactiva 

Desarrollo

100 Años

Relevamiento Edificios

Los dos City Bell...

Hace quince días dimos la noticia de la tala de una de las palmeras de la antigua “Unión Telefónica” en Cantilo entre 6 y 7 a manos del “progreso”.
Andamio rodeando la palmera, unos momentos antes de su tala
El mundo no se detuvo pero para muchos citybelenses la noticia no pasó inadvertida y fue asumido el hecho como una batalla más, ciertamente perdida. ¿Es tan importante un árbol más o menos? ¿No estaremos exagerando posturas por no querer o no poder asumir tantos rápidos y profundos cambios? 

Es cierto que la vegetación no es estática ni permanente, de hecho todos los árboles de City Bell fueron plantados por alguien, algunos en la época de la Estancia Grande y muchos más en los primeros años de vida del pueblo. Las fotos antiguas certifican que City Bell nació siendo campo. 

Fotografía del primitivo tanque de agua donde se observa la ausencia de árboles

También es cierto que la mencionada palmera se encontraba dentro de una propiedad privada, por lo que su poseedor tuvo el derecho e hizo con ella lo que quiso… Pero no era una planta más, ese es el tema, era parte de nuestro paisaje histórico. 

La casa en la que se encontraba (construida en 1924) fue por muchos años, y hasta la aparición del famoso plan “Megatel”, la única alternativa de comunicación para gran parte de la comunidad.


Todos recordamos las esperas interminables, anhelando una comunicación de larga distancia, para poder escuchar la voz de un familiar distante, compartiendo las mejores y las peores noticias. La escalera de madera garabateada (que ya no existe más…), las ampollas de tetracloruro y el balde con arena para combatir el fuego, las conversaciones a viva voz (con todas las personas escuchando e imaginando la otra mitad del diálogo), todo eso forma parte de nuestra crianza y consecuentemente de nuestra forma de ser…

La palmera fue cortada para que la casona se pueda transformar en una nueva oferta comercial… molestaba… Pero también la propia casa está siendo mutilada… ¿Pueden hacerlo? Si; la ley lo permite, la casa no está protegida… no es un tema legal sino de identidad y de degradación del patrimonio… Y la pérdida no solamente incluye la propia destrucción, sino también el ocultamiento, la intervención, el ahogo… No estamos perdiendo solamente árboles, sino también casas, espacios abiertos, silencios; estamos perdiendo el paisaje!! Y con el paisaje cambian también las expectativas y valores de los neocitybelenses que llegan a habitar o visitar este nuevo ambiente.
Araucaria "salvada" de la tala pero ahogada por la edificación.

Posiblemente lo que pasó con City Bell es que alguien cambió el libreto, reacomodó valores y disvalores y en definitiva cambió el paradigma sin consultar ni avisar…

Desde su concepción misma, City Bell se ofreció a si misma como un sitio apacible, rodeado de naturaleza, moderno, confortable y hecho a escala humana. A lo largo de sus más de cien años de vida, muchas familias se instalaron aquí buscando la tranquilidad y calidad de vida prometida. Y la promesa se cumplía... En ese ambiente privilegiado nos criamos muchos de los que ahora lamentamos la tala de una palmera.

Por muchos años el pueblo fue creciendo más o menos armónicamente, quizás con la mirada puesta muy fuertemente en el casco céntrico y postergando a los barrios periféricos, pero no desatendiendo ni traicionando su espíritu pueblerino. 

Pero en algún momento alguien determinó que City Bell sería un “Centro Comercial a Cielo Abierto” y un “Polo Gastronómico” y el crecimiento abandonó su ritmo vegetativo y se transformó en un fenómeno explosivo que lo invadió todo y cuya onda expansiva llega a todos los rincones y causa cambios profundos.

¿A usted le preguntaron si quería el cambio? Paradójicamente, como ciudadanos tenemos el derecho a elegir presidente y legisladores (e incluso, eventualmente, equivocarnos en la elección…) pero nadie nos preguntó cómo queríamos vivir en nuestra propia casa. 

Muchas personas consideran que quienes esgrimimos estos comentarios estamos en contra del progreso… Seguramente el verdadero progreso no es sólo el crecimiento comercial (aunque debamos reconocer que implica la creación de diversos puestos de trabajo) sino que ese crecimiento debería venir de la mano con otros beneficios para la comunidad: ¿Cuántas escuelas públicas se crearon en los últimos años? ¿Por qué no hay ni siquiera una guardia médica nocturna en todo City Bell? ¿Qué obras de infraestructura se han hecho para extender y mejorar la red de agua potable y cloacas? ¿Qué ganamos con el cambio como comunidad?

Las casas que se transforman en locales, los espacios libres que se ocupan, la llegada masiva de visitantes y consumidores de localidades vecinas terminan siendo funcionales al modelo “City Bell comercial”; pero quedamos muchos vecinos que nos criamos y crecimos con los valores del ”City Bell tradicional” que nos negamos a perder… 

Árboles históricos integrados a un emprendmiento comercial.  Se trata de un grupo de casuarinas que formaron parte de la entrada a la Estancia Grande de la familia Bell desde fines del siglo XIX

Como en la fábula de la gallina de los huevos de oro, rápidamente estamos destruyendo el estilo de vida con que pretendemos tentar a los consumidores para que vengan a City Bell, un lugar al que le faltan muchas cosas además del mar…

89º Aniversario del Club Atlético

El Club Atlético City Bell fue fundado el 1º de noviembre de 1926.
Este video recorre una parte de su historia...


Homenaje y reconocimiento a Luis Büchele

El sábado 1° de agosto de 2015, día del cumpleaños del maestro Luís Büchele, fue una jornada inolvidable para todos los que lo conocieron. Unas ciento cincuenta personas, convocadas por el reconocimiento y respeto a su trayectoria, el recuerdo entrañable y, fundamentalmente, el cariño, se reunieron en el Club Atlético City Bell para descubrir una placa en la que se lo recuerda como “Personalidad Destacada de la Ciudad de La Plata, Post Mortem”.

Luis Enrique Büchele

La idea inicial de homenajear a Luis con una placa que lo recordara en algún sitio importante de City Bell fue de dos activos vecinos: Gabriela Pardiñas y Perico Lascano, entre otras cosas integrantes del Grupo de Teatro Comunitario "La Caterva" de nuestra localidad.  En un encuentro de coros organizado en su homenaje hace un año, se anunció públicamente esta idea que de a poquito fue tomando forma.  

Los organizadores hablaron entonces con los directores de los coros que había dirigido Luis: Coral Encuentro, Grupo Coral Génesis, Coro de Cámara de la Cámara de la Construcción y Coro del Liceo Victor Mercante; y con el aporte de todos y colaboraciones de amigos y vecinos se pudo adquirir la placa.

Dos instituciones locales participaron también de este homenaje. Por gestión realizada por D.N.I. City Bell (Defendamos Nuestra identidad) ante el Concejo Deliberante, un Decreto nombró a Luis "Personalidad Destacada de la ciudad de La Plata Post Mortem, por su dedicación, aporte y entrega en el ámbito de la cultura y educación de la ciudad".  Por su parte, el Club Atlético City Bell permitió colocar la placa en su SUM, al lado de la puerta que conduce al salón en que se desarrollan los talleres de actividades musicales.

Además de sus coreutas y amigos participaron también del acto su mamá, hijos, tíos y otros familiares. El acto consistió en la lectura de la biografía de Luís, palabras de algunos de sus amigos, la proyección de un video, el descubrimiento de la placa y al final, como no podía ser de otra manera, la unión de todas las voces cantando una de las canciones del repertorio de sus coros y que representó el sentimiento generalizado: se cantó el “Te quiero” de Benedetti y Favero.


Patricia Portela leyendo su biografía

Gabriela Pardiñas explicando el sentido del acto


Video realizado por Arturo Aguilar con material aportado por todos los amigos de Luis

Sus familiares descubren la placa



Norma Baratelli refiriéndose a su amistad.

Texto realizado y leído por Patricia Portela en el que se integran títulos y fragmentos de letras de canciones cantadas por sus coros: 
Ahh!! Te extrañamos todos los días un poco.
Son aquellas pequeñas cosas que se avivan al pensar.
Nos enseñaste a honrar la vida.
Acunaste como nadie a Natacha y jugaste al arroz con leche como un niño más.
Y todo pasa y todo queda, porque lo nuestro es pasar y sin embargo no sabemos de qué callada manera calmar las lágrimas que comienzan a brotar.
Negras y corcheas, blancas y redondas comienzan a jugar para escribir cuatro estrofas y ponerle música a un “te quiero” que hoy queremos gritar...



Finalizado el acto una de las organizadoras del homenaje expresó: 
Por eso me siento tan feliz, al haber podido contribuir a resaltar esa figura tan querida para tanta gente de City Bell y de La Plata; que quedase plasmada en un lugar físico, a la vista de quien pase cerca, ese símbolo de su figura y su trascendencia. Por eso quiero agradecer a todos los que ayudaron a su organización y especialmente a los que fueron sus dirigidos, los coreutas que, sin distinción de agrupaciones corales, estuvieron presentes y unieron sus voces en lo que él mejor apreciaba: el canto.



Su vida:

Luis Büchele nació el 1º de agosto de 1962, descendiente de una de las familias pioneras de City Bell. 
Cursó estudios musicales en la Universidad Nacional de La Plata con los maestros Fermín Favero, Leticia Corral, Enrique Gerardi y Daniel Mazza.
En sus primeras experiencias como director, fue asistente y jefe de cuerda del Coro Universitario de La Plata (1986-88); arreglador y director del Grupo Vocal "Inti Runa" de La Plata. En 1990 fundó en City Bell la agrupación Coral Encuentro y luego, también en su localidad, el Coro de Cámara Exaudi.
Desde 1995 fue docente de música en diversos establecimientos de la ciudad de La Plata y desde su creación, fue Jurado de los Torneos Bonaerenses de Abuelos y Juveniles en la disciplina del canto coral. 
En diciembre de 2003 fue distinguido por la Fundación Principios con el premio "Virtud al trabajo, la ética y la solidaridad", en la categoría Cultura, como director del espectáculo "Música de películas".
Fue creador y director de la agrupación "Coros de City Bell", estructura integrada por Coral Encuentro y el Coro Juvenil de City Bell (2006); fundador del Ensamble de Cámara de la Cámara Argentina de la Construcción de la Prov. de Bs. As y director del Coro de la Tercera Edad "Génesis".
En 2007, formó parte del Jurado del 35º Festival Folclórico de City Bell y en 2010 dirigió el Coro de exalumnos del Liceo Víctor Mercante. Su fecunda labor le valió distinciones, como la que recibió en 2003 por parte de la Fundación Principios.
Artista y docente, supo transmitir a las distintas generaciones coreutas que formó, la pasión por la música; de personalidad alegre y entusiasta, se ganó el respeto y el cariño de quienes lo tuvieron como maestro y amigo. Murió el 19 de marzo de 2012

Caminatas: Árbol de cristal

Escondido en uno de los sectores más profusamente arbolados de la antigua estancia San Juan, propiedad de Leonardo Pereyra Iraola (posteriormente ocupada por la Escuela de Policías Juan Vucetich y actualmente controlada por la Dirección de Parques Nacionales) existe un árbol único en Sudamérica que hoy es el motivo de nuestra caminata o bicicleteada.

El Árbol de Cristal (Agathis alba) es una especie oriunda de Malasia introducida por los Pereyra Iraola y hasta donde se sabe es el único ejemplar en pié en Sudamérica (aunque hubo algunos otros). Se caracteriza por exudar una resina que forma “lágrimas” que reflejan la luz de la luna dando la sensación de ser realmente un árbol de cristal (esto nunca lo ví ... todavía...)

Para las indicaciones vamos a dar distancias en metros y tiempos aproximados de caminata (a una velocidad de marcha firme de 5 Km/h) o en bici (estimando unos 12 Km/h)

El punto de referencia es la estación Pereyra del ferrocarril. Se llega en automóvil por el Camino Centenario desde La Plata hacia Buenos Aires, pasando Villa Elisa y doblando a la derecha antes de cruzar el arco de entrada al Parque Pereyra. Esta calle llega hasta las vías y gira a la izquierda pasando frente a la estación, otra alternativa es llegar en tren (incluso subiendo la bici al furgón..) o pedalear hasta allí (son casi 8 Km desde la estación de City Bell)

Estación Pereyra

A menos de una cuadra después de la estación nace una calle (asfaltada pero con serio deterioro) a la que no se puede acceder con vehículos motorizados y que es el comienzo de nuestro paseo.




Entrada al sendero
Después de 1100 metros (unos 15’ de marcha o 5’ de bici) el camino se trifurca. El desvío hacia la izquierda conduce a una zona de canteras muy apreciada por ciclistas que quieren hacer un poco de cross. El desvío a la derecha es el camino más corto al árbol de cristal pero como veremos, es más agreste pero también más difícil. Seguimos entonces nuestro recorrido en línea recta ignorando los desvíos.

El sendero se separa en tres ramas
Unos 660 metros más adelante nos encontramos, a mano derecha, con una garita, en estado total de abandono, perteneciente a un antiguo puesto de guardia de la Escuela Vucetich

A 310 metros cruzamos un puente casi imperceptible por la cantidad de vegetación y 100 metros más adelante el camino se transforma en un sendero e ingresa a tierras de la Escuela Vucetich (hay carteles que lo indican y a lo lejos se puede ver el casco de la Estancia San Juan). En ese punto giramos hacia la derecha y empezamos a volver hacia el comienzo del recorrido pero por el camino “de la derecha” que mencionamos como más difícil.

Conjunción de los caminos central y derecho, próxima al casco de la estancia

A 270 metros de esta curva aparece una salida hacia la izquierda que nos conduce directamente al árbol (su copa se puede ver emergiendo del resto de la vegetación)




Desde el comienzo del sendero y hasta este punto habremos recorrido unos 2500 metros (algo más de 30’ caminando o unos 12’ a 15’ en bici)

Para volver podemos desandar lo recorrido o continuar por este otro camino, menos transitado.

El mayor inconveniente aparece después de 400 metros de marcha ya que hay un puente muy deteriorado del que sólo quedan sus perfiles de hierro y barandas. Realmente hay cierta peligrosidad, especialmente si hay que transportar una bici al hombro, y por eso no me animo a recomendarlo a todo el mundo…

Cruzado el puente, a sólo 70 metros, aparece una de las perlas de este paseo: una antigua ermita perdida en medio del bosque, muy vandalizada pero que aloja una imagen de la virgen y algunos objetos y ofrendas dejados por los paseantes.





Más allá de la ermita el camino se vuelve más tortuoso, con una superficie muy irregular (por ausencia de asfalto y raíces superficiales). Por tramos se hace casi intransitable después de lluvias fuertes. Luego de 560 metros se llega al punto de trifurcación y desde allí los últimos 1100 metros hasta la salida, nuevamente sobre asfalto. Este camino, desde el árbol hasta la salida mide unos 2000 metros (unos 30 minutos caminando o 12 en bici) totalizando 4500 metros si se recorren los dos caminos en uno u otro sentido.

También está la alternativa de llegar hasta la ermita por el camino de la derecha y volverse antes de cruzar el puente roto, lo que representa unos 3400 metros en total.